lunes, 14 de septiembre de 2009

la luz deslumbra y vemos visiones

2 comentarios:

XuanRata dijo...

Seguro, Javier. Ciegos o visionarios. O ambas cosas al mismo tiempo. Al abrir los ojos por primera vez nos infectamos de la gripe A-lucinatoria. Desde entonces, afiebrados, tememos a la noche y desconfiamos de las sombras. Para curarnos nos in-oculamos imágenes a dosis crecientes. La visión se logra facilmente, pero el milagro se nos resiste.

Gracias por la invitación. Ni te imaginas la de veces que me he preguntado cuándo y cómo volverías a asomarte por aquí. Se echa de menos tu poética. Pero prodígate un poco más, hombre. Un abrazo.

jg riobò dijo...

Ante la urgencia del estar en los sitios digitales y participar en el torbellino diario de responder o comentar o actualizar, sólo queda ser minimalista y desde la sombra regalar la visión.

Estuve fuera de casa mientras era pasto de las obras, ahora he vuelto y con un planteamiento diferente.

Un placer tenerte de comentarista y receptor de mi poética.