lunes, 21 de septiembre de 2009

rayos del Sol atrapados en el río, la cámara deslumbrada capta la oscuridad

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La luz ciega porque hace ver. Por eso la gente usa gafas de sol, para no ver.

XuanRata dijo...

En cada sol miles de rayos, en cada rayo miles de soles. Lanzarse al río es un viaje a la profundidad de galaxias lejanas.

El río es una lente de precisión. En su lecho yace el negativo del perro aquel de la fábula. Y todos los huesos que se nos escapan al abrir la boca.

Me gusta la foto: podría estar echa desde abajo.

jg riobò dijo...

Interesante que el río y el espacio sea el mismo lugar que depende del sitio desde el que lo contemplamos.

BIPOLAR dijo...

Bóveda celeste.
Si yo fuera astronauta no sé si sería capaz de soportar tanta grandiosidad y belleza.

"la cámara deslumbrada capta la oscuridad", la cámara es un amante tímido e inexperto que se sonroja.

RR dijo...

Hace seis o siete años, un día de verano llegué al pueblo de mi infancia, a la casa de mis padres; encontré a mi padre con una fuerte conjuntivitis. Me dijo que llevaba así varios días. Lo llevé al hospital. Eran las tres de la madrugada. Las salas del hospital estaban todas vacías, gracias a eso la oftalmóloga que lo atendió se tomó todo el tiempo del mundo, incluso me invitó a mirar el fondo de ojo de mi padre. Nunca había visto algo igual. El fondo de ojo humano son constelaciones, galaxias, universos...todo de una belleza sobrecogedora, igual que la foto que ahora estoy mirando. Gracias.

Un abrazo.